Crece la preocupación mundial por la privacidad de los datos y los más jóvenes quieren estar más protegidos

Con resultados que llamaron la atención de los propios investigadores, Cisco presentó su reporte de privacidad de usuarios (Consumer Privacy Report 2023), en base a una encuesta global que incluyó a algunos países de Latinoamérica. Una de las principales conclusiones del estudio es que los consumidores más jóvenes están tomando medidas deliberadas para proteger su privacidad, ya que el 42% de los consumidores entre 18 y 24 años ejercen sus derechos de acceso como titulares de datos, en comparación con sólo el 6% de los consumidores de 75 años o más.

1562

Juan Marino, líder de ciberseguridad de Cisco para Latinoamérica, fue el encargado de mostrar los principales resultados del Consumer Privacy Report 2023, resultado de una serie de estudios realizados por la empresa para ver cómo los usuarios abordan la seguridad de los datos que comparten con las empresas desde múltiples perspectivas.

Los ejes del trabajo estuvieron enfocados en ver si los consumidores de diversas edades toman conciencia de la ciberseguridad, qué tan cómodos se sienten de cómo las empresas manejan sus datos y si están haciendo algo de manera activa respecto a eso.

Uno de los primeros resultados del informe fue que la mayoría de las personas (90% de los encuestados) mostró preocupación por su privacidad y quiere tener más control de cómo se manejan sus datos. En el mismo sentido, un 81% están dispuestos a tomar acción y son capaces de cambiar de un proveedor de servicios a otro si no están satisfechos en cómo se maneja la privacidad de sus datos.

De hecho, una gran cantidad de encuestados (46%) directamente cambiaron de proveedor por considerar que las empresas manejaban mal sus datos. En líneas generales, un 33% de los encuestados son de tomar acciones directas: demuestran estar preocupados por lo que las empresas hacen con sus datos y toman acciones directas en base a eso: contratan a otros proveedores y también suelen solicitar que se borren por completo sus datos privados que tenía la anterior empresa.

Pero el reporte dejó otra gran conclusión: la mayoría de los encuestados que se mostraron más activos para proteger el uso de sus datos son jóvenes, del sector entre los 18 y 24 años de edad. Es más, a medida que va subiendo la edad, la preocupación va decreciendo.  “Este dato realmente me sorprendió, pensé que los jóvenes no demostraban casi ningún interés en estos temas”, expresó Marino durante la presentación del informe.

El conocimiento sobre las leyes y regulaciones sobre el manejo de los datos está creciendo en todo el mundo, y son precisamente los más jóvenes quienes se muestran más preocupados por el tema. Ese conocimiento afecta la sensación que tienen los consumidores que puede proteger sus datos

Ahora bien, a la hora de opinar sobre quién debería liderar el respeto de los derechos de privacidad de los consumidores, la mayoría de los encuestados (35%) piensa que su Gobierno debería ser quien debería exigir a las empresas que diseñen las condiciones necesarias para que se respete la privacidad de los datos, mientras que un 21% sostiene que las empresas deberían hacerlo directamente, y un 19% indica que son los propios individuos quienes deben hacerse cargo de la privacidad.

«A medida que los gobiernos aprueban leyes y las empresas buscan generar confianza, los consumidores también deben tomar medidas y utilizar la tecnología de manera responsable para proteger su propia privacidad», dice Harvey Jang, Vicepresidente, Asesor General Adjunto y Director de Privacidad de Cisco.

En relación a las regiones, el impacto de las leyes y regulaciones sobre privacidad es positivo a nivel mundial, donde resalta la aprobación que tiene por ejemplo en Brasil, con un 72% y con bastante más resistencia en países europeos.

Otro punto para analizar es sobre la localización de los datos, porque si bien la mayoría de los encuestados preferirían que estén almacenados en el propio país donde está la empresa que presta el servicio en vez de en la Nube, al mismo tiempo no están de acuerdo con que los precios se incrementen debido a eso.

Y es que si bien el 76% está a favor de que los datos estén resguardados en el propio país, ante el incremento de precios que esto acarrearía prefieren pagar menos, “con lo cual, en definitiva, no les preocupa tanto donde estén almacenados esos datos”, explica Marino.

Inteligencia Artificial: una cuestión de confianza

El último gran tema que abarcó el informe es sobre la expansión de la Inteligencia Artificial (IA) en todo el planeta. La mitad de los encuestados apoyan el uso de la IA porque simplifica trabajos y ayuda en las tareas cotidianas. Desde compras hasta servicios de streaming y atención médica, el 48% de los encuestados coinciden en que la IA puede ser útil para mejorar sus vidas. Y un 54% dijo que está dispuesto a compartir sus datos personales de manera anónima para ayudar a mejorar los productos de IA y la toma de decisiones.

Pero al mismo tiempo, la mayoría de los encuestados demostró conocer muy pocas de las herramientas existentes de IA, así como también evidenció una preocupación sobre el uso y la privacidad de los datos que introducen para alimentarla.

Sin embargo, el 62% de los consumidores encuestados expresó preocupación por cómo las compañías utilizan sus datos personales para la IA en la actualidad, y el 60% dijo que ya perdió la confianza en las organizaciones debido a su uso de la IA.

Las organizaciones pueden implementar medidas para ganar o recuperar la confianza de los clientes, como auditar productos y soluciones para detectar sesgos, ser más transparentes y explicar cómo funciona la IA, garantizar la participación humana e instituir un Programa de Gestión Ética de la IA.

“ES FUNDAMENTAL TENER UN PROGRAMA DE GESTIÓN DE ÉTICA DE LA IA. HAY UN AGUJERO NEGRO, NADIE SABE CÓMO SE MANEJA Y SI ES IGUAL A LA ÉTICA HUMANA. POR EJEMPLO, LOS VEHÍCULOS AUTÓNOMOS UTILIZAN ALGORITMOS QUE YA ESTÁN DESARROLLADOS. PERO HUBO UN CONSENSO SOBRE LAS DECISIONES QUE VA A TOMAR EL VEHÍCULO ANTE CADA ESCENARIO? NO. Y DESCARGAN LA RESPONSABILIDAD SOBRE LOS CONDUCTORES (PORQUE DEBERÍAN TENER LAS MANOS EN EL VOLANTE) Y NO SOBRE LOS VEHÍCULOS”.

De los encuestados que utilizan la IA generativa con regularidad, la mitad indicó que no ingresaban información personal o confidencial en esas aplicaciones. Pero el 88% de los encuestados indicaron que estarían “algo” o “muy” preocupados si sus datos fueran compartidos.

«El mundo está observando cómo las empresas abordan la IA de manera responsable», afirmó Dev Stahlkopf, Vicepresidente Ejecutivo y Director Jurídico de Cisco. «Para Cisco, esto significa mantener un gran enfoque en respetar la privacidad y los derechos humanos a medida que incorporamos tecnología de inteligencia artificial».

 

banner-web