Tendencias LOL 2023: Desafíos para aprovechar las capacidades de la nube

621

Factores como la escalabilidad, alcance y economía hacen que cada vez más organizaciones migren cargas de trabajo al entorno cloud. Entérate en esta nota cuál es la recomendación de Licencias OnLine.

Con una fuerza laboral cada vez más móvil y descentralizada, el uso de servicios basados en la nube no para de crecer e impulsa la modernización de las aplicaciones.

El software, la plataforma, la seguridad y la infraestructura como servicio junto con el análisis basado en la nube fueron destacadas como las principales áreas de crecimiento de la nube para 2022. La encuesta Cloud Computing study 2022 efectuada por Foundry, detectó que el 69% de las organizaciones aceleró su migración a la nube en los últimos 12 meses y se espera que el porcentaje de empresas con la mayor parte o toda la infraestructura de TI en la nube aumente del 41% actual al 63% en el próximo año y medio.

En Latinoamérica, las proyecciones de IDC indican que para 2023 la nube crecerá un 30%. Si hablamos de tecnologías líderes en este segmento, el jugador destacado siempre es Microsoft con su nube de Azure. Allí, se van a encontrar todos esos servicios disponibles a través de modelos flexibles de pay as you go o bien compromisos anuales o mensuales dependiendo del servicio a utilizar y de la mejor forma de entrega.

La investigación también demuestra que el impulsor comercial número uno para la computación en la nube es permitir la recuperación ante desastres y la continuidad del negocio. Por otra parte, cuando se preguntó acerca de los mayores obstáculos para implementar una estrategia en la nube, los tres principales fueron el control de los costos de la nube, los desafíos de seguridad y privacidad de datos y la falta de habilidades/experiencia en seguridad en la nube.

Los resultados de este estudio corroboran lo que se puede observar en el día a día de la operación de IT de las compañías. En ese sentido, la nube como un todo se ha convertido en una herramienta fundamental al proveer infraestructura como servicio, replicación de máquinas virtuales y data para ambientes de disaster recovery o inclusive backup remoto, en las compañías que usan la nube de forma básica. Pero para muchas otras compañías que logran aprovechar las capacidades de la nube como el catálogo de soluciones integradas, soluciones de plataforma como servicio (PaaS) o inclusive soluciones avanzadas para desarrollo o analítica, el desafío es aún más importante y valioso.

Esquemas de nubes múltiples

Diversos sondeos realizados en Estados Unidos señalan que a fines de 2021 el 89% de los encuestados dijo tener una estrategia de nube múltiple, y el 80% dijo que está adoptando un enfoque híbrido, al combinar el uso de nubes públicas y privadas. Si bien en Latinoamérica las cifras son más conservadoras, las estrategias apuntan hacia el multicloud, por lo que veremos crecimientos importantes durante 2023. Es evidente que la nube pública continúa acelerándose y el gasto en este ítem ahora es una partida importante en los presupuestos de TI. Además, las organizaciones luchan por controlar el creciente gasto en la nube. Esta tendencia indica que es más importante que nunca controlar la previsión y la optimización de costos sobretodo en un contexto en el que el gasto en la nube desperdiciado es un problema importante y se vuelve más crítico a medida que los costos de la nube continúan aumentando. En estos ambientes de nube múltiple, se convierte en una prioridad para las empresas poder contar con sus datos respaldados, seguros y disponibles en un lugar confiable, y aquí entran las soluciones de respaldo como por ejemplo las que comercializan a través de Licencias OnLine fabricantes como Veritas, Veeam o Acronis, cada una orientada a un segmento de mercado, con requerimientos específicos.

Mayor inversión en servicios cloud

La consultora Gartner anticipa que para 2025 el 51% del gasto empresarial en TI en segmentos clave del mercado (software de aplicaciones, software de infraestructura, servicios de procesos comerciales e infraestructura de sistemas) se desplazará de soluciones tradicionales a la nube pública, en comparación con el 41% en 2022. Además, para esa fecha el 66% del gasto en software de aplicaciones se dirigirá a tecnologías de nube, frente al 58% en 2022. “Los proveedores de tecnología y servicios que no logran adaptarse al ritmo del cambio a la nube enfrentan un riesgo cada vez mayor de volverse obsoletos o, en el mejor de los casos, ser relegados a mercados de bajo crecimiento”, destacan los analistas de Gartner.

Además, indican que la demanda de capacidades de integración, procesos de trabajo ágiles y arquitectura componible impulsarán el cambio continuo a la nube. Por otra parte, la consultora anticipa que la continua interrupción de los mercados de TI por la computación cloud se verá amplificada por la introducción de nuevas tecnologías. Por ejemplo, la adopción empresarial de la nube distribuida tiene el potencial de acelerar aún más el cambio al entorno cloud porque lleva los servicios de nube pública a dominios que principalmente no han estado en la nube, expandiendo el mercado direccionable. Las organizaciones lo están evaluando debido a su capacidad para cumplir con los requisitos específicos de la ubicación, como la soberanía de los datos, la baja latencia y el ancho de banda de la red.

Otra tendencia prevista por Gartner es la adopción de nubes de mercado vertical. Una variedad de proveedores ofrece cada vez más conjuntos de datos específicos de la industria para sectores que incluyen atención médica, fabricación, cadena de suministro, agricultura y finanzas.

banner-web