El miedo a los avances tecnológicos

538

Fernando Grados

Analista Senior TI

En la historia de la humanidad, desde que la ciencia y la tecnología comenzaron a producir soluciones para la humanidad los temores de la sociedad poco informada han traído una serie de creencias y mitos, nunca demostrados, pero que han afectado en mayor o menor manera en la adopción de estas.

La historia de los inventos es muy amplia y diversa, y abarca desde herramientas básicas hasta tecnologías avanzadas. Desde el principio de la humanidad, los seres humanos han inventado objetos y herramientas para facilitar sus vidas y resolver problemas. Algunos inventos importantes en la historia incluyen la rueda, la imprenta, la electricidad, el teléfono, la televisión, el automóvil, el computador personal y el internet. Cada uno de estos inventos ha cambiado la forma en que vivimos y trabajamos.

Sin embargo, junto con la emoción de los nuevos inventos, también ha habido un miedo asociado a ellos. Muchas personas han temido que los nuevos inventos amenacen sus trabajos, su privacidad, su seguridad y su salud.

La escritura; su invención fue un hito clave en la historia de la humanidad, ya que permitió la transmisión de conocimientos y cultura de una generación a otra. La escritura también permitió la creación de registros históricos y la organización de sociedades complejas. Sin embargo, también se temía que la escritura pudiera ser utilizada para fines de control y propaganda, y que pudiera erosionar la tradición oral y la creatividad literaria.

La imprenta también generó ciertos temores en su época. Uno de los principales temores era que la difusión de la información impresa pudiera poner en peligro la autoridad y el control de los poderes establecidos, como las monarquías y la iglesia. Durante la Edad Media, el conocimiento y la educación estaban en manos de una élite, y el acceso a la información estaba controlado por las autoridades religiosas y seculares. La imprenta cambió esta situación al hacer que la información fuera más accesible a un público más amplio. Como resultado, la imprenta permitió una mayor libertad de pensamiento y una difusión más amplia de ideas que podían ser consideradas subversivas o peligrosas. Además, la imprenta también fue vista como una amenaza para la ortodoxia religiosa y la moralidad.

La máquina de vapor que inició la Revolución Industrial tuvo un impacto transformador en la economía y la sociedad. La máquina de vapor permitió la mecanización de la producción, lo que aumentó la eficiencia y redujo los costos. También permitió el transporte a larga distancia y la construcción de infraestructuras como puentes y túneles. Sin embargo, uno de los temores más comunes era el impacto en el empleo y la economía. Se temía que la máquina de vapor y otras tecnologías de la Revolución Industrial pudieran desplazar a los trabajadores humanos y reducir la demanda de mano de obra. Esto llevó a conflictos y tensiones sociales, especialmente en la industria textil y otras industrias que se vieron más afectadas por la automatización y la mecanización.

Además, también se temía que la máquina de vapor pudiera tener un impacto negativo en la salud y la seguridad de los trabajadores. La máquina de vapor era una tecnología nueva y en desarrollo, y en sus primeras etapas había muchos problemas con la seguridad y la fiabilidad. También se temía que la exposición prolongada al vapor y otros productos químicos utilizados en las fábricas pudiera tener efectos perjudiciales para la salud.

Los ferrocarriles revolucionaron el transporte de bienes y personas a larga distancia, lo que permitió la expansión de los mercados y la integración de las economías nacionales e internacionales. Los ferrocarriles también permitieron la movilidad y el asentamiento de personas en áreas remotas y rurales, lo que tuvo un impacto significativo en la colonización y el desarrollo del oeste estadounidense. Sin embargo, también se temía que los ferrocarriles pudieran ser utilizados por el gobierno y las empresas para el control y la explotación de la población.

La electricidad, cuando comenzó a utilizarse en el siglo XIX, muchas personas tenían el miedo que fuera peligrosa y poco confiable. En algunos casos, se produjeron incendios y explosiones debido a la electricidad mal instalada o defectuosa, lo que aumentó el miedo de la gente. Sin embargo, a medida que la electricidad se fue perfeccionando y se desarrollaron medidas de seguridad adecuadas, la mayoría de las personas se adaptaron y comenzaron a ver la electricidad como una herramienta útil y necesaria en la vida cotidiana.

El automóvil, con su invención también surgieron ciertos temores y preocupaciones en la sociedad. Uno de los principales temores era el impacto en los riesgos del peatón. En los primeros años de los automóviles, no había regulaciones de tráfico ni señalización vial, lo que resultaba en accidentes de tráfico y lesiones graves. Además, los vehículos eran más propensos a sufrir accidentes debido a la falta de tecnología de seguridad avanzada como airbags o cinturones de seguridad. Otro temor es que a medida que se popularizó el uso del automóvil, se produjo una mayor contaminación del aire y ruido, así como la emisión de gases de escape dañinos para la salud y el medio ambiente

La televisión se inventa en 1926, pero comenzó a popularizarse en la década de 1950, muchas personas tenían el temor que fuera una herramienta para la propaganda y la manipulación masiva. También se temía que la televisión fuera perjudicial para la salud, especialmente para los niños, que podían pasar horas viendo programas violentos o sin sentido. Sin embargo, la televisión también se utilizó para educar e informar a las personas, y a medida que los medios de comunicación se fueron diversificando, hubo un uso amplio de la televisión, hasta que llegó el cable y luego la internet.

Los teléfonos inteligentes se inventan en 1996, y esto cambia radicalmente el uso de los teléfonos móviles, permitiendo la comunicación inalámbrica y la portabilidad de la tecnología de la comunicación. Los teléfonos móviles también permitieron la integración de las funciones de computadoras y cámaras en un solo dispositivo, lo que aumentó la eficiencia y la productividad. Sin embargo, también se teme que los teléfonos móviles puedan ser utilizados para el espionaje, la adicción y la distracción de las tareas importantes. Esto a su vez trajo la idea de desarrollar temores en torno a las antenas de comunicaciones celulares es su posible impacto en la salud humana. Existe preocupación sobre la exposición a la radiación electromagnética emitida por las antenas, que puede ser perjudicial para la salud. Sin embargo, no existen pruebas firmes al respecto.

Las redes sociales, en la actualidad muchas personas temen que sean perjudiciales para la salud mental, ya que pueden fomentar la comparación y la competencia excesivas, así como la propagación de información falsa y dañina. También se teme que las redes sociales sean utilizadas por grupos extremistas o por gobiernos autoritarios para manipular a la opinión pública. Sin embargo, las redes sociales también han permitido una mayor conexión y comunicación entre las personas, y han sido utilizadas para fomentar la educación, la conciencia social y el activismo.

Y ahora con el advenimiento de la inteligencia artificial (IA) uno, de los principales temores es que el aprendizaje profundo y la inteligencia artificial en general puedan desplazar a los trabajadores humanos en una amplia variedad de industrias. A medida que la IA se vuelve más avanzada, puede aprender a realizar tareas que antes solo podían ser realizadas por humanos, lo que podría llevar a la eliminación de empleos y la disminución de la demanda de trabajadores humanos. Además, también se teme que la IA pueda ser utilizada para la vigilancia masiva, la manipulación de la opinión pública y la toma de decisiones discriminatorias. Algunos expertos han argumentado que la IA puede ser entrenada para discriminar a ciertos grupos, como las minorías étnicas o de género, lo que podría tener graves consecuencias sociales y políticas.

En conclusión, la historia de los inventos, producto de las ciencia y tecnología, es rica y variada, y ha cambiado la forma en que vivimos y trabajamos. Sin embargo, junto con la emoción de los nuevos inventos, también ha habido un miedo asociado a ellos. Es importante reconocer tanto los riesgos como los beneficios de los nuevos avances tecnológicos para encontrar un equilibrio que permita aprovechar al máximo los beneficios de la innovación mientras se minimizan los riesgos. Quizá en algunos casos la regulación sea necesaria.

fgrados@dominio-consyultores.com

banner-web